Nuestros monaguillos

¿Qué decir de nuestros monaguillos? En realidad, ni siquiera nosotros sabemos bien cuántos son, porque todas las semanas aparece algún niño nuevo que nos quiere ayudar. En las cinco villas tenemos grupos de monaguillos, que además de ayudar durante la Misa, vienen también a visitar enfermos junto con nosotros. De hecho suelen ser nuestros lazarillos, porque generalmente son ellos quienes nos llevan hasta los lugares donde se encuentra la gente enferma.

Los hacemos rezar antes y después de la Misa, y les gusta saber que, si bien en el cielo Jesús tiene millones de ángeles que lo sirven, sin embargo en la tierra no ha querido ser servido por ángeles sino por niños. Y de aquí, entonces, la necesidad de que custodien la pureza del alma y del cuerpo. Y a pesar de su corta edad, entienden estas verdades perfectamente. Tal vez incluso mejor que los adultos.

Creemos que este es uno de nuestros apostolados más importantes, no sólo porque en pocos años serán los jóvenes de nuestra parroquia, sino también porque muchas veces Dios llama al sacerdocio a quienes antes lo han servido en el altar.

 

Deje su comentario