Visita a la aldea de Laitre

Hace unos meses estuvimos visitando a un sacerdote amigo, misionero en una pequeña aldea llamada Laitre. Se llama Bijeesh, tiene 29 años, y es de la india. Pertenece a la congregación de los Heralds of the Good News (HGN), que es una joven congración nacida en la India hace unos 30 años. El lugar donde el padre Bijeesh está misionando se encuentra a unas 8 horas caminando a través de la selva, o en 2 horas por mar, siempre y cuando uno consiga una lancha que lo pueda llevar hasta allí. Estuvimos algunos días con él, le llevamos alimentos y aprovechamos a conocer su lugar de misión.

A la mañana hacíamos la adoración al Santísimo con la gente de su parroquia, y después la santa misa, en la cual nos hizo presidir y predicar a nosotros todos los días. Terminada la misa, desayunábamos juntos y después salíamos a recorrer la zona de su misión. No tuvimos oportunidad de ir a visitar las tribus más lejanas, porque para eso hay que disponer de varios días y lamentablemente nosotros debíamos volver en menos de una semana por las obligaciones que teníamos en nuestra misión.

Realmente quedamos muy edificados con su ejemplo, porque no es fácil estar solo en un lugar tan aislado en la selva. Y sin embargo lo notamos muy alegre y entusiasmado. De todos modos, no es el único: son miles los sacerdotes católicos como él que trabajan en lugares aislados y pasan totalmente desapercibidos a los ojos del mundo, haciendo todo para la mayor gloria de Dios y la salvación de las almas. Ellos jamás serán noticia en la televisión o en los diarios, pero lo que los hombres no ven, Dios lo ve. Y lo recompensa.

Deje su comentario